Tensiones entre Estados Unidos y China golpean a los mercados globales

El ánimo de los inversores se ensombreció este viernes después de que China ordenó a Estados Unidos que cierre su consulado en Chengdu, en represalia por la orden de que Beijing cierre su consulado en Houston previamente esta semana. Las acciones chinas lideraron las pérdidas con un desplome de un 4,4%, borrando sus avances durante la semana. Las acciones europeas atravesaban su peor día en un mes y el índice regional Euro Stoxx 50 caía un 1,3%. Los papeles tecnológicos lideraban los descensos, siguiendo a sus pares estadounidenses durante la sesión en Asia, mientras que el sector de materias primas —sensible a China— retrocedía un 1,4 por ciento.

En Estados Unidos, el Índice Dow Jones abrió en rojo, con una caída de 0,25 por ciento. Por su parte, el S&P 500 comenzaba la rueda 0,45% abajo. Pero mucho más fuerte era la caída del Nasdaq. El índice que reúne a las principales compañías tecnológicas cedía al comienzo de las operación más de 1 por ciento.

“Es preocupante una escalada en las tensiones entre Estados Unidos y China, que podría tener consecuencias enormemente negativas en los líderes del mercado bursátil, especialmente los gigantes tecnológicos estadounidenses”, dijo Stephen Innes, jefe de estrategia de mercados globales en AxiCorp.

El índice MSCI de acciones de Asia Pacífico, excluyendo a Japón, perdió un 1,8 por ciento. El mercado de Tokio estuvo cerrado por un feriado, pero los futuros del Nikkei operaban con un descenso de un 0,4 por ciento.

Los inversores recibieron algo de calma de la lectura preliminar del Índice de Gerentes de Compras (PMI), compuesto de la zona euro, que mostró que la actividad empresarial volvió a crecer en julio, debido a que reabrieron más partes de la economía que fueron cerradas para detener la propagación del coronavirus. El optimismo del mercado sobre la recuperación había sido puesto a prueba el jueves, luego de que datos mostraron que el número de estadounidenses que solicitó beneficios por desempleo creció inesperadamente la semana pasada por primera vez en casi cuatro meses.

El euro operaba a 1,15880 dólares, cerca de su mayor nivel desde octubre de 2018, gozando de una racha alcista durante todo julio, gracias a que la aprobación de un fondo de recuperación de 750.000 millones de euros en la Unión Europea fortaleció la confianza. La moneda japonesa ganaba un 0,5% a 106,33 yenes, luego de que tocó su mayor nivel desde el 23 de junio. El yuan de China, un barómetro de las tensiones entre Washington y Beijing, se dirigía a cerrar su peor semana desde mediados de mayo y caía un 0,2% en la sesión a 7,0235 unidades por dólar en el mercado internacional.

El oro operaba a 1.892,32 dólares la onza y avanzaba a anotar su mayor alza semanal en cuatro meses, manteniéndose cerca de un máximo de nueve años y de un récord histórico de 1.920 dólares. El crudo Brent ganaba un 0,4% a 43,48 dólares por barril, mientras que el petróleo West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos subía un 0,55 a 41,26 dólares.