SE AHOGA TAPATÍO EN GUAYABITOS

Se hospedaba en los Búngalos

Guayabitos.- Este fin de semana, se registró un hecho lamentable en donde un joven de aproximadamente 23 años de edad, vecino de Tonalá, Jalisco, murió ahogado en las playas de Guayabitos.
De acuerdo a versión de testigos, el hoy occiso se hospedaba en los Búngalos de Guayabitos, quien una vez metiéndose a bañar al mar lo jaló la corriente y al ser rescatado ya no contaba con signos de vida.
El hecho ocurrió en la zona de playa del Rincón de Guayabitos, quienes las personas al percatarse de lo sucedido, reportaron a las autoridades policíacas y a los elementos de los servicios de emergencias.
Posterior a ello, elementos de la Policía Estatal Preventiva, de la Fiscalía General del Estado de Nayarit, llegaron al lugar a bordo de sus unidades. Fue la señora Carolina Enciso quien durante la entrevista dijo ser originaria de Guadalajara, Jalisco, y vecina de Tonalá, la que informó sobre este terrible suceso.
Asimismo, al narrar los hechos, manifestó que su hijo de nombre Luis Felipe Ibarra Enciso, de 23 años, originario de Guadalajara, Jalisco, momentos antes se metió a bañar y fue jalado por una corriente de agua, siendo sacado inconsciente del mar, por lo que pedía que lo revisaran, ya que su retoño se encontraba nadando en el alto oleaje, cuando de repente vieron que empezó a manotear, luego se sumergió, por lo que pidieron auxilio a las personas que se encontraban cerca del lugar.
Cabe destacar que el joven al ser rescatado del agua, ya no mostraba movimientos, siendo revisado por los elementos de Protección Civil del Estado, al mando del Paramédico Aranza Hernandez, la cual manifestó que el masculino ya se encontraba sin vida, procediendo a darle maniobras de RCP, para reanimarlo, pero ya no reaccionó.
Finalmente, al lugar arribó la Policía Facultada, de la Agencia de Investigación Criminal y de la Dirección de Servicios Periciales, quienes luego de realizar los trabajos correspondientes, ordenaron el levantamiento del cuerpo sin vida del hombre, que fue llevado a las instalaciones del SEMEFO, ubicadas en Jarretaderas, para la práctica de la necropsia.