Rusia dispuesta a romper relaciones con UE en caso de imponer sanciones económicas

Después del encarcelamiento de Alexei Navalny, la Unión Europea planteó imponer sanciones económicas a Rusia. Ante esto, el país euroasiático respondió

CRÉDITO OBLIGATORIO: SPUTNIK

Sergei Lavrov, ministro de Exteriores de Rusia, afirmó el 12 de febrero que Moscú está dispuesto a romper relaciones con la Unión Europea (UE). Esto si el bloque europeo impone nuevas sanciones que pongan en riesgo la economía de la potencia euroasiática tras el encarcelamiento del opositor Alexei Navalny.

Josep Borell, vicepresidente de la Comisión Europea, señaló el 9 de febrero, el Parlamento Europeo propondrá sanciones contra funcionarios rusos por el encarcelamiento de Navalny. En este sentido, el equipo del opositor negoció represalias con representantes del bloque europeo; este gesto fue calificado por Moscú como “traición“.

“Estamos dispuestos a romper relaciones con la UE en caso de que volvamos a ver que se imponen sanciones a algunos sectores, incluidos los más sensibles, generando riesgos para nuestra economía”, dijo Lavrov en declaraciones para Soloviov Live, canal de YouTube del presentador Vladimir Soloviov.

El 8 de febrero, Leonid Vólkov, uno de los principales colaboradores de Navalny afirmó que discutió con representantes de la UE un “paquete de sanciones” contra el círculo cercano del presidente Vladimir Putin. Borrell, por su parte, explicó que durante su visita a Moscú pidió un encuentro con Navalny, pero este no ocurrió. No obstante, el funcionario aseguró, un “alto miembro” de su delegación se reunió con un abogado del opositor.

Vólkov también señaló, las sanciones irán dirigidas a los oligarcas Román Abramóvich y Alister Usmánov, así como al presentador de televisión Vladimir Soloviov. La lista también incluye a Konstantin Ernst, director de la cadena de televisión, Andréi Kostin, banquero, y a Ígor Shuválov, antiguo funcionario del gobierno de Rusia.

Dimitri Peskov, portavoz del Kremlin ha destacado que Rusia “no quiere” romper relaciones con la Unión Europea, sino “desarrollar esos lazos”. No obstante, aseguró que Rusia está preparado en caso de ser necesario“si no enfrentamos a una política extremadamente destructiva que pueda dañar nuestra infraestructura, nuestros intereses, Rusia debe estar preparada de antemano para esas medidas poco amistosas”, explicó.