Preocupa a CIDH vulnerabilidad de derechos humanos en Bolivia

La crisis política y social que vive Bolivia, que conllevó a una escalada de la violencia y a la renuncia del presidente Evo Morales, preocupa hoy a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Hasta ahora han fallecido tres personas, 421 han resultado heridas y 222 han sido detenidas en el contexto postelectoral, una situación que se ha agravado con nuevos actos de violencia, por lo que la situación de derechos humanos en el país es preocupante.

Se han registrado “hostigamientos, saqueos, incendios de buses y edificios municipales. Además, en las últimas horas se han registrado ataques y saqueos a residencias de personas privadas y de autoridades, incluyendo la del presidente Morales”, cuyo mandato constitucional vencía el 22 de enero de 2020, manifestó la Comisión en un comunicado.

En protección a su integridad, Evo Morales será recibido en México como exiliado político, anunció hoy el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de ese país, Marcelo Ebrard, en mensaje a medios nacionales e internacionales.

La CIDH hizo un llamado al Estado boliviano a garantizar el respeto a los derechos humanos de todas las personas involucradas en el conflicto, sin hacer distinciones por ideología, preferencia política o cargo. Demandó también respetar el derecho a la vida, la integridad, la libertad personal y la de expresión.

Bolivia debe investigar y sancionar a los responsables de los actos de violencia registrados en los últimos días en el país; además, los conflictos deben ser resueltos en el marco de la constitución del estado plurinacional boliviano, estimó la CIDH, que es un órgano autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA).