Por la México un muerto y en el Mirador un herido EN MINUTOS SE CALENTÓ TEPIC

Reporteros

Tepic.-La tarde del miércoles, se registraron dos hechos violentos con diferencia de algunos minutos en la capital nayarita.


El primero de ellos se registró en plena avenida México, alrededor de las 15:45 horas, esto al interior de un edificio entre la calle Bravo y Avenida Victoria de la zona Centro, lugar donde un hombre identificado como Gerardo Flores Becerra de 47 años de edad, originario de Orizaba, Veracruz fue asesinado a balazos.


En relación a su homicidio, se estableció que el occiso se encontraba junto a su esposa al interior de un negocio de renta de computadoras ‘CIBER’ en la parte alta del inmueble, cuando un hombre que vive en la parte baja de dicho edificio, arribó al lugar y sin mediar palabra sacó de entre sus ropas una pequeña pistola y comenzó a dispararle a Flores Becerra en al menos tres ocasiones, ocasionándole una herida en el estómago que finalmente acabaría con su vida.

REPORTAN SEGUNDO ATAQUE A BALAZOS
Posteriormente a las 16:30 aproximadamente se reportó al número de emergencia 911 detonaciones de arma de fuego en el interior de la Infonavit El Mirador un persona herida por arma de fuego, en un vivienda ubicada por el Andador Lerdo de Tejada entre Tlatelolco y andador Benito Juárez, donde fue localizado en el área de la entrada al domicilió tirado al piso y apreciándole una mancha hemática y a su lado un menor de edad, su “hijo”.


Arribando personal de la Unidad Médica de la SSYPC y de Protección Civil Municipal, quienes atendieron a una persona del sexo masculino de nombre de Jorge Emilio “N” “N” de 38 años de edad, presentando una herida con estrada a la altura del maxilar derecho y salida en el cuello “cervicales”, de lado izquierdo.
Sobre los hecho se ventiló en el lugar que hasta la vivienda arribaron dos individuos con vestimenta de camisa rojo, pantalón azul de mezclilla y otro el otros de pantalón de mezclilla azul, camisa rosa ambos encapuchado y con arma corta, quienes le dijeron al lesionado “ya sabes a lo que venimos” accionando el arma para después darse a la huida con rumbo desconocido.
Asegurándose en el lugar un casquillo percutido y un cartucho útil.