Niega AstraZeneca trombosis como contra efecto en su vacuna

La farmacéutica británica negó en un comunicado su vacuna sea la causa de la trombosis, motivo por el cual diversos países europeos han suspendido su uso

Ante las críticas internacionales y las reacciones de mandatarios por la suspensión de su vacuna, AstraZeneca declaró no existe evidencia para afirmar que la trombosis o embolismo pulmonar sean contra efectos. Sin embargo, más y más países en Europa comienzan a prohibir su administración, siendo los más recientes Irlanda y Países Bajos.

Una revisión fue realizada por la farmacéutica AstraZeneca y la Universidad de Oxford a más de 17 millones de personas vacunadas en Reino Unido y la Unión Europea (UE). Esto con fin de comprobar si realmente la vacuna producida en sus instalaciones era culpable de los casos reportados en diferentes países.

De acuerdo con AstraZeneca, su revisión “no ha mostrado evidencia de un mayor riesgo de embolia pulmonar, trombosis venosa profunda o trombocitopenia, en ningún grupo de edad definido, sexo, lote o en ningún país en particular“. Estas declaraciones coinciden con las de la Agencia de Medicinas Europea (EMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), las cuales indican no hay relación entre estas reacciones y la aplicación.

Asimismo, también se han realizado pruebas por parte de la EMA para verificar la probabilidad de trombosis por parte de las vacunas. Las pruebas y sus respectivas verificaciones no mostraron evidencia sobre la trombosis o ninguna de las otras reacciones, estas afirmaciones se publicarán a mediados de marzo.

Mientras tanto, otros países europeos se sumaron a aquellos que impusieron prohibiciones para la vacuna de AstraZeneca. Países Bajos e Irlanda han sido los más recientes en parar su distribución para evitar los supuestos contra efectos.

Países Bajos canceló 43 mil citas ya programadas por al menos dos semanas, e Irlanda defirió temporalmente y con efecto inmediato los lotes de vacunas. Si bien las autoridades de ambos países explicaron que no existe evidencia de la trombosis hasta ahora, también explicaron sus gobiernos no podían correr el riesgo. Estos se unen a Noruega, Italia, Luxemburgo, Latvia, Dinamarca, Estonia, entre otros, que suspendieron la aplicación de la vacuna o al menos reportaron casos anómalos de trombosis.

Es muy lamentable que los países hayan detenido la vacunación por motivos de ‘precaución’“, declaró Peter English, consultor en control de enfermedades transmisibles sobre el tema. “Se corre el riesgo de causar un daño real al objetivo de vacunar a suficientes personas para frenar la propagación del virus y poner fin a la pandemia“.

Se esperan más estudios y pruebas hacia la vacuna por parte de las autoridades de salud con respecto a los contra efectos hallados en las vacunas de AstraZeneca. Aunque no hay evidencia que respalde la relación de causa y efecto, gran parte de los países europeos han decidido retrasar sus aplicaciones a pesar de los riesgos en favor de la salud de sus habitantes.