Modelos 3D revolucionan la práctica médica y la producción de protesis

La impresión 3D se ofrece como una forma de volver más sencillo el trabajo de los médicos y más accesible el acceso a la atención médica para las personas

Normalmente, los doctores pueden observar el interior del cuerpo humano gracias a instrumentos como radiografías, resonancias magnéticas o ecografías, pero el avance reciente en los modelos 3D han revolucionado la planificación quirúrgica en el sector salud y la industria de las prótesis. La impresión 3D puede ofrecer una reproducción más completa de la morfología de los órganos, imposibles de proveer con técnicas convencionales que, aunque útiles, están limitadas a la generación de imágenes bidimensionales que no permiten visualizar por completo la estructura física de los órganos.

Los beneficios de los modelos 3D impresos en la medicina son diversos. Por un lado, gracias al nivel de detalle desplegado, es posible hacer diagnósticos más certeros. Además, gracias a que permiten visualizar y practicar los procedimientos antes de una intervención, pueden incidir en las posibilidades de éxito y recuperación de los paciente tras una cirugía, así como en la reducción de riesgos, tiempo y costos en el quirófano, que puede alcanzar a ser de hasta un 50%, según Jesús Santiago, vicepresidente de Office Solutions de Ricoh Latin America.

Allied Market Research, una firma estadounidense, estima que este mercado llegará a los $ 2.3 mil millones durante 2020Tal crecimiento se explica por la gran posibilidad de personalización ofrecida por la impresión 3D de prótesis, implantes o dispositivos médicos; instrumentos que hacen la diferencia en la vida de una persona, aún cuando su manufactura con métodos tradicionales es costosa.

Un ejemplo de empresas que han buscado crecer es la compañía francesa, AnatomikModeling, quien diseñó la primera prótesis traqueobronquial empleando tecnología de impresión 3D. Su director general, Benjamín Moreno, indica que este posibilitó fabricar modelos anatómicos con formas geométricas muy complejas, difíciles de producir por otros medios.

De igual manera, la impresión 3D médica ha permitido optimizar los procesos de creación de prótesis auditivas y dentales. Como ejemplo, está la empresa EnvisionTEC, quienes, a pesar de conocer perfectamente el procedimiento para fabricar auriculares y prótesis dentales de manera tradicional, se han auxiliado en la impresión 3D para disminuir los tiempos y costos de producción, llegando a fabricar hasta 65 prótesis por hora, 200% más que hace unos pocos años.

Sin embargo, la innovación más reciente en este sector es la de la empresa japonesa Ricoh, la cual ha creado un software que permite transformar imágenes bidimensionales en modelos digitales en tercera dimensión gracias a la tecnología de aprendizaje automático, lo que posibilita imprimirlos de forma precisa e idéntica a la anatomía de un determinado paciente.

A pesar de que han surgido varias ramificaciones en esta industria, como la impresión 3D de medicamentos desarrollada por FabRx, la innovación de la japonesa Ricoh podría ser el avance más prometedor en este campo, ya que su tecnología es flexible y, sus modelos, aplicables a varias especialidades médicas. Ello apunta a una simplificación de la industria y, posiblemente, a un futuro prometedor este tipo de equipo médico avanzado sea más accesible.