Mariscales de campo de la NFL: ¿Quienes son los mejores?

A través de una recopilación objetiva se presentan a continuación los 5 mejores mariscales de campo de la NFL en la actualidad

La posición más preponderante en el fútbol americano ha sido siempre la del mariscal de campo, popularmente conocido en lengua castellana por su nombre en inglés, el ‘Quarterback’.

Es el eje central del juego ofensivo, quien arma las jugadas, y quien queda en la portada de los diarios cuando su pase definitivo le da el título a su equipo.

Aquí los mejores 5 mariscales de la actualidad:

5. Deshaun Watson (Houston Texans)

Un jugador que viene enseñando mucho con poco material acompañante en su equipo. El talento de un mariscal es también relativo a los jugadores que lo rodean y si lo que hace ahora mismo Watson con un equipo tan flojo como el de ahora lo replicara con un arsenal de ataque más tupido, su límite sería el cielo.

En su momento actual, aún está lejos de ser una amenaza con el pase como el resto de los jugadores de este listado, pero lo que si tiene muy desarrollado es el juego de pies y sus desplazamientos con el balón. Será muy interesante verlo la temporada siguiente con un nuevo plantel de jugadores en Houston.

4. Drew Brees (New Orleans Saints)

Un legendario de la NFL. Ganador del Super Bowl del 2009 con los Santos y futuro inducido al Salón de la Fama con certeza. Pese a tener ya 41 años, sigue dando de qué hablar.

Sus mayores fortalezas siguen estando vigentes, la habilidad para ver el campo, para leer defensas y el miedo que genera en los rivales. Ya no realiza la misma cantidad de pases profundos, quizás por una reducción de fuerza en sus brazos, pero son detalles mínimos que compensa con la experiencia. Su capacidad para jugar rápido y evaluar situaciones velozmente es incomparable. Sin lugar a duda sigue siendo el motor ofensivo de los Saints.

3. Aaron Rodgers (Green Bay Packers)

Otro ganador del Super Bowl en el año 2011. Toda su carrera profesional en los Packers, con los que además se anotó dos premios al mejor jugador de la temporada en el 2011 y 2014.

No es el mismo de antaño. Los puntos por jugada ofensiva de los Packers versión 2010 a 2014 son mayores que los de los Packers desde el 2014 (27.8 puntos contra 23.7). Pero esto es porque el equipo que lo rodea tampoco es el mismo. Y después de perder a jugadores de mucho calibre como Greg Jennings, James Jones, Randall Cobb o Jordy Nelson, los Packers ficharon a reemplazantes por debajo del nivel de estos.

Pese a esto, Rodgers sigue tallando diamantes de donde solo se ven rocas. Si hay una jugada ofensiva por explotar, lo hace a la perfección y no deja nada al azar. Y ahora con el crecimiento de Davante Adams en el equipo podría llegar incluso a más.

2. Russell Wilson (Seattle Seahawks)

La temporada pasada, los Seahawks terminaron 11-5 permitiendo al menos 24.5 puntos por partido. Los otros equipos en haber logrado estas marcas son los Chiefs en 2018, los Falcons en 2016 y los Broncos en 2013. Todos estos equipos tuvieron MVP’s en el centro. Seattle tiene a Wilson que pese a no haber estado aún cerca del MVP, juega constantemente como uno.

Las voces en la NFL dicen que si este jugador estaría en los Chiefs, sería el absoluto mejor mariscal de la liga. Su calma y serenidad son las de un jugador veterano. En Seattle aún tiene un equipo que tiene que crecer y darle las alas necesarias para explotar todo su potencial. Pero por el momento, aporta a su equipo más valor que cualquier otro jugador en otra franquicia.

1. Patrick Mahomes

Patrick Mahomes fue el responsable de la remontada de su equipo en el Super Bowl 52 del año pasado, y esta temporada es también el máximo responsable de que su equipo vuelva a ser líder en las apuestas NFL para revalidar el título de campeón absoluto de la NFL el próximo febrero de los Chiefs. Un equipo que ya jugó en tierras mexicanas.

Pocas veces se vio un jugador tan grande pero tan atlético a la vez. Tiene una fuerza incomparable en el brazo y una capacidad de decisión muy avanzada. Es un jugador que además se conoce muy bien, sabe cuáles son sus puntos débiles y los trabaja.

Con Mahomes en el campo, el partido nunca se puede dar por muerto. Tiene esta hambre competitiva que lo hacen buscar el pase incluso frente a resultados adversos que parecen irremediables. Es el mariscal de campo perfecto porque siempre aparece cuando lo necesitas. Ahora mismo en la NFL, no hay ninguno como el.