Luego de seis años fuera, Renée Zellweger va por el Oscar

Puede ganar la estatuilla como actriz por la cinta Judy

La actriz estadunidense Renée Zellweger compite por el Premio Oscar, en la categoría de Mejor Actriz, por película Judy, después de un autoimpuesto retiro de los sets de seis años, y después de ganar el BAFTA, el Globo de Otro y el premio del Sindicato de Actores de Cine (SAG).

Para la actriz texana, ganar la estatuilla más importante del cine, representaría una franca reconciliación con la industria de Hollywood. De acuerdo a una nota del periódico El País, Zellweger ha marcado, en esta temporada de premios, un regreso formidable, que le quita el estigma del papel de Bridget Jones.

La cinta biográfica de Judy Garland, dirigida por Rupert Goold, marca el “Renéecimiento”, como lo ha calificado la prensa, de la actriz de 50 años, quien declaró hace poco que “necesitó alejarse de todo lo rodeaba a la Meca del cine.

Aseguró que “estaba agotada y no me estaba tomando el tiempo que necesitaba para recuperarme entre proyectos. Me cansé del sonido de mi propia voz: era hora de irme y crecer un poco”, dijo en entrevista con Deadline.

Renée Zellweger se encamina al Dolby Theatre de Los Ángeles, con la intención de subir la escalinata que representa el triunfo. Sobre todo, después de una temporada donde, más que su trabajo, los medios de enfrascaron en sus cambios físicos.

Llegó tanto la presión sobre la actriz que publicó una carta en HuffPost, titulada Lo podemos hacer mejor, donde lamentaba que la sociedad hablara tanto acerca del cuerpo de las mujeres.

En la misiva escrita en 2016, decía: “No es que le importe a nadie, pero decidí cambiar mi cara y operarme los ojos. Este hecho no es relevante para nadie, pero que la mera posibilidad fuera discutida por los periodistas serios y se convirtiera en tema de conversación generalizada es una desconcertante ilustración de la confusión entre noticias/entretenimiento y la fijación social por lo físico”, reflexionó.