Le apostamos al desarrollo para enfrentar la migración

Tenemos que demostrar en un plazo que hay otra vía, que hay otra forma de enfrentar el fenómeno migratorio, que podríamos llamar la vía mexicana, dijo el Presidente

(Notimex-Jessica Espinosa)

El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que México asume el desafío de demostrar a todo el mundo que es posible atender el fenómeno migratorio con desarrollo, empleo y bienestar, a lo que llamó “la vía mexicana”, para que la migración sea opcional y no forzada.

En su conferencia de prensa, el mandatario federal enfatizó: “tenemos que demostrar en un plazo que hay otra vía, que hay otra forma de enfrentar el fenómeno migratorio, que podríamos llamar la vía mexicana”.

Esta visión consiste en atender las causas y los problemas que originan el fenómeno migratorio, y no apostar sólo al uso de la fuerza y a medidas coercitivas, sino dar alternativas a la gente para que puedan trabajar y “ser felices en donde nacieron, donde están sus familiares, donde están sus costumbres, sus culturas”.

“Eso es lo que queremos acreditar y por eso aceptamos el desafío. Estamos trabajando para demostrar a todos, a los mexicanos, a los centroamericanos en nuestra América, al gobierno de Estados Unidos, al de Canadá, en el mundo entero, que se puede atender el fenómeno migratorio si hay desarrollo, empleo, si hay bienestar”, indicó

En Palacio Nacional, el titular del Ejecutivo federal enfatizó que la paz y la tranquilidad son frutos de la justicia, y que “es un plazo que tenemos para acreditar esta vía, y ya estamos aplicándonos para dar buenos resultados”.

López Obrador confió en que se podrá resolver el problema migratorio “con la vía nuestra, que valora no sólo el derecho que tiene la gente a buscarse la vida, el derecho al trabajo, sino también el respeto a los derechos humanos”.

Al reconocer que hubo disposición y voluntad del gobierno de Donald Trump, reiteró que no busca la confrontación con su homólogo estadounidense, “queremos seguir manteniendo una relación de amistad y no meternos en la política interna de Estados Unidos. Hacer valer el principio constitucional de no intervención y autodeterminación de los pueblos”.