Garantiza Martha Elena García protección a mujeres ante violencia

La diputada federal por Nayarit, Martha Elena García presentó un dictamen para que cada municipio construya un refugio para mujeres víctimas de violencia, el cual fue aprobado por unanimidad.

La Diputada Federal de Acción Nacional por Nayarit, Martha Elena García celebró la aprobación del dictamen que presentó para que autoridades construyan al menos un refugio para mujeres víctimas de violencia.

“Amigas y amigos, les comparto que presenté en la Cámara de Diputados un dictamen para que las autoridades creen al menos un REFUGIO PARA MUJERES víctimas de violencia en cada municipio o alcaldía del país, con esta acción, se les garantizará a las mujeres espacios seguros en donde podrán resguardarse con sus hijos e hijas sin la necesidad de trasladarse fuera de sus comunidades.

Es importante aclarar que la propuesta no pretende chocar con los refugios a cargo de organismos de la sociedad civil, por el contrario, se busca dar certeza para brindar una atención continua y efectiva a las víctimas, asentando en la Ley la responsabilidad del Estado mexicano para asumir esta tarea”, señaló la legisladora federal.

Dicho dictamen fue aprobado por unanimidad con 451 votos a favor, 0 en contra y 0 abstenciones.

Aprueban que delito de violencia familiar se persiga de oficio

Por otra parte, en sesión semipresencial, la Cámara de Diputados aprobó, por consenso de 434 votos, reformas al Código Penal Federal, con el objetivo de establecer que el delito de violencia familiar se perseguirá de oficio.

El dictamen, que se envió al Senado para sus efectos constitucionales, adiciona un tercer párrafo al artículo 343 Bis al Código Penal.

Argumenta que la legislación solo contempla la persecución de este delito a través de la querella, en la cual es indispensable la voluntad del ofendido para que se promueva y ejercite la acción penal.

No obstante, añade, no toma en consideración la diversidad de casos que pueden actualizarse como resultado de la comisión de dicho delito.

Detalla que a la violencia física en la familia frecuentemente la acompaña la psicológica; en consecuencia, es posible aseverar que no se contemplan los casos en los cuales la violencia psicológica hace que las víctimas sean susceptibles de padecer amenazas, intimidación, temor o control, lo cual puede imposibilitarlas a ejercer acción penal contra su agresor.
Agrega que, ante esta situación, la persecución por oficio resulta necesaria en aquellos casos en que, por cuestiones de índole psicológica, la víctima se encuentra impedida para presentar querella contra su agresor.