El poder de la autoestima

Es lamentable que por culpa de la cultura machista, mueran decenas de mujeres que no se animan a hacerse la exploración o una mastografía.

Pues miren que qué bueno que hay alguien que toca el tema de las mujeres que para salvar su vida tienen que ser mutiladas, desde luego con la anuencia de ellas mismas, y para no enredar las cosas me parece que debo empezar por aclarar que se trata de las mujeres que han luchado contra un cáncer, en este caso se trata del terrible cáncer de mama, un cáncer que lamentablemente ha sido el verdugo de cientos de damas, de cientos de mujeres que algunas por ignorancia y otras por vergüenza, no es atendido a tiempo, y cuando las afectadas, o se dan cuenta, o bien, se animan a entrarle a los tratamientos, desafortunadamente ya es tarde.

Pero bueno, no hay que ser tan pesimistas cuando queremos reconocer a los que trabajan haciendo la vida más pasadera, más agradable a las señoras, a las mujeres en general, sean señoras o señoritas, que arrastran una pelea con el mortal, aunque no invencible cáncer de mama.

Se trata en este caso de que con el propósito de impulsar la autoestima de las mujeres que padecieron cáncer de mama, el DIF Nayarit, en coordinación con la Secretaría de Salud y la Beneficencia Pública, han puesto en marcha un programa al que denominaron “Para Sentirme Mejor”.

Este programa, está dirigido a las mujeres que durante el tratamiento de cáncer de mama perdieron uno de sus senos y hoy tendrán la oportunidad de que les sean colocados expansores mamarios y dentro de 4 meses se les instale un implante, esto por supuesto suena a cosa sencilla, pero no lo es tanto, en primer lugar porque lleva un costo, costo que en este caso lo absorben la Secretaría de Salud, el DIF Nayarit y la beneficencia pública, así que de entrada esto da ánimo a cualquier mujer que presente la mutilación de uno de sus pechos, el corte por necesidad de uno de estos órganos que suelen de vital importancia para la vida estética de una mujer.

Escucho a José Parra, subdirector general administrativo del DIF Nayarit, explicar que una mujer que ha padecido cáncer de mama y ha logrado superar la enfermedad, al final, presenta una autoestima muy baja, ya les dije que parte de esta falta de autoestima tiene qué ver con su cuerpo mutilado, con sus pechos cortados, con la falta de normalidad en el tamaño de estos dos órganos que van al frente de las mujeres, y esto pues las hace entristecerse, las hace deprimirse, y yo creo que la cosa no es para menos.

Ahora bien, ser candidata a un “expansor” de pecho, no es cosa de ocurrencias, ni de caprichos de una mujer por el simple hecho de padecer cáncer de mama, para nada, uno de los requisitos para aspirar a este beneficio, es que la paciente haya superado la enfermedad de cáncer de mama: “un principal requisito es que hayan vencido esta enfermedad, entonces los mismos médicos que las estuvieron atendiendo y que ahora las valoran, viendo su estado físico, las diagnostican si son aptas para este beneficio del ya citado expansor y entonces viene la cirugía, estas cirugías  tienen un costo aproximado de 100 mil pesos, así que si alguien no es motivo de un beneficio otorgado por la Secretaría de Salud y por el DIF, y la beneficencia pública, y quiere tal inserción de un expansor en sus pechos, esto le costaría nada más y nada menos que 100 mil pesos, así como lo leen, cualquiera de las mujeres que hoy son parte del beneficio otorgado por las instituciones ya dichas, recibirán en especie 100 mil pesos, que es el costo de la operación ya descrita.

Así que échenle lápiz de lo beneficiado que serán las primeras operadas.

De entrada serán 8 las mujeres beneficiadas con esta cirugía, posteriormente dentro de unos 4 meses esos expansores son retirados y se les pone su implante., en el inter son sometidas o otras cirugías, lo que significa que es un proceso físicamente desgastante y muy lento, pero se tiene que hacer.

Lo más curioso es que el cáncer de mama no respeta ni edad, ni posición social o económica, por ejemplo se tiene la estadística de que las más afectadas son mujeres de entre 25 a 69 años de edad, observen, son jóvenes de 25 años, pero ancianas de casi 70 años también, así que no hay nada escrito en cuanto a estar a salvo de este flagelo de la humanidad y especialmente de las mujeres.

Una advertencia del Secretario de Salud del estado de Nayarit, Carlos Cervantes Ábrego, y que además dio a conocer ayer en conferencia de prensa, es que como consecuencia de la falta de exploración de senos, mujeres de diversas edades han arribado a las clínicas de salud cuando el cáncer de mama se encuentra en etapas muy avanzadas, esto aparte de representar casi la condena a muerte de la afectada, de la enferma, eventualmente acarrea las críticas de la ciudadanía que cree que es la secretaría de salud la culpable de que una determinada mujer afectada por el cáncer de mama , no se salve, es decir que para muchos que no saben la realidad de las cosas, el ver que una persona que concurre a una entidad de salud, cuando ya prácticamente está invadida por esta maldición llamado cáncer de mama, y que termina falleciendo, de inmediato condenan a la institución médica, sin saber que es la persona negligente la que provoca su misma muerte.

Comenta el doctor CARLOS CERVANTES ABREGO, que es en las zonas serranas donde las mujeres por cuestiones culturales no se realizan los exámenes de prevención, realmente aquí implica todo, desde sus costumbres, eso es lo que se ve principalmente en las zonas serranas donde los pacientes no quieren hacer este tipo de exploraciones o autoexplorarse y si lo llegan a detectar, desgraciadamente muchas por el pudor, por la vergüenza no acuden a los Centros de Salud, debo añadir que no es sólo la vergüenza de la mujer serrana, ella también tiene otro problema, el problema del exacerbado machismo de su esposo, de un esposo cora o huichol, que Dios guarde la hora en que su mujer sea atendida por un médico y el doctor realizando su trabajo, tenga que verle los pechos, uh, cuando esto ocurra, la pobre mujer cancerosa, aparte de soportar los intensos dolores de su pecho enfermo de cáncer, tiene que soportar no sólo el desprecio de su marido indígena, sino el de la comunidad en donde vive.

Para colmo de males y de cinismo diría yo, el marido machista de alguna de las cuidadas etnias de Nayarit, suele tener dos o tres, o más esposas y entonces a la que se va enfermando la va despreciando, y como les dije, Dios guarde la hora en que la señora, o una de las esposas de un indígena vaya a visitar a un doctor y el galeno le vea los pechos, tal señora,enferma de cáncer y con los intensos dolores, tiene que sufrir el desprecio de su marido, dicen que son las costumbres de las etnias y que tenemos que cuidar que estas costumbres, mientras tanto que se sigan jodiendo las pobres mujeres indígenas, las cuales como dice el Secretario de Salud del estado de Nayarit, Carlos Cervantes Ábrego, que como consecuencia de la falta de exploración de senos, terminan siendo pacientes que llegan en la denominada etapa 4 que es ya cuando ya han cruzado toda la enfermedad, desde los síntomas, las molestias, el crecimiento de esa tumoración hasta llegar a tumores más grandes e incluso ulcerados y es cuando acuden a un centro de salud, cuando ya es una etapa 4 que es muy avanzada, casi casi, al borde de la muerte.

La buena noticia es que Actualmente se trabaja con la prevención; es por ello que en el estado se cuenta con cuatro mastógrafos con capacidad de realizar hasta cinco mil mamografías al mes.

Por lo expuesto, Carlos Cervantes Ábrego pidió a las mujeres mayores de 30 años de edad que acudan a los diferentes centros de salud de la entidad, a realizarse la detección de cáncer de mama, pues dijo que si este padecimiento se detecta a tiempo, el paciente puede salvar su vida.

Finalmente y para cerrar este comentario, parece increíble que cuando existen todos los medios científicos al alcance, por pura negligencia o desidia, indolencia típica nayarita, veamos que mueren muchas mujeres a consecuencia de este mal, que ya lo dijo el secretario de salud, detectado y tratado a tiempo, es curable, pero bueno, es México, ¿qué le va usted a hacer?…hasta mañana