Dólar debilitado a niveles no vistos desde 2018 beneficia mercado de petróleo y oro

Los dólares debilitados se deben en gran medida a los estragos de la pandemia, crecientes estímulos de bancos centrales y nuevas tensiones geopolíticas

Se registra una marcada depreciación del dólar estadounidense por inestabilidad en el país norteamericano y relaciones geopolíticas crispadas. Dicho debilitamiento se dio después de la publicación de cifras de empleo en Estados Unidos no esperadas y ha desatado una ola alcista en el mercado de commodities. Entre las monedas más beneficiadas se encuentra el peso mexicano que es la segunda divisa más apreciada después del rand sudafricano, que gana 1.45%. La depreciación en el dólar a niveles mínimos no observados hace dos años (2018), se atribuye, entre otras cosas, al hecho de que Estados Unidos no ha logrado controlar de manera eficiente la epidemia por coronavirus.

Reflejo de esto, se ha anunciado una nueva flexibilización del Sistema de la Reserva Federal (Fed), que para 2020 se convertirá en el principal comprador de bonos del Tesoro para financiar programas de apoyo económico en medio de la pandemia. Dicho plan, que plantea recursos por el equivalente al 10-20% del PIB, también ha sido factor importante en el debilitamiento del dólar.

Aunado a estas problemáticas internas que afectan directamente el dólar y su paridad con otras monedas, se advierte también por factores geopolíticos, como el aumento de las tensiones del país norteamericano y China. De esta forma, las tensiones entre las dos potencias económicas más grandes del mundo y un registro no pronosticado dentro del mercado de trabajo estadounidense han mermado la paridad del dólar con sus principales cruces y ha favorecido otros sectores de materias primas.

En este contexto, las principales mezclas de petróleo cerraron con ganancias este lunes 27 de julio 2020 ante el debilitamiento de la moneda norteamericana. De esta forma el contrato de la mezcla WTI en Estados Unidos cerró con ganancias de 0.8% y el crudo Brent subió 0.2%. De esta forma la rebaja en el dólar impulsa la compra de materias primas, pues los precios se vuelven más accesibles.

De igual manera, los metales preciosos resultan muy sensibles a los movimientos de cotización de la moneda estadounidense, por lo cual los precios se han disparado. Reflejo de este suceso es el mercado accionario, donde se ha generado alta volatilidad. A consecuencia de que inversionistas buscan inversiones de menor riesgo ante las señales contradictorias que se inclinan hacia la cautela y un dólar debilitado. Este impulso alcista del oro es causado por los estragos de la pandemia, dólares debilitados y bajas tasas de interés, con crecientes estímulos de bancos centrales a las diversas economías nacionales.