Ciberacosan a 21 de cada 100 internautas

Wnvían insinuaciones, propuestas sexuales o mensajes ofensivos, principalmente. Aunque prefieren a adolescentes de 12 a 19 años de edad, también tienen a mayores de 60 años como objetivo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Archivo / Matutino Gráfico

NOTAS RECIENTES

Tu hija o tu abuela. Una chica de 12 o una respetable abuela de 60 y más, o un chico y un bisabuelo, pueden pertenecer a la población nayarita que durante 2020 fue víctima de acoso. Víctimas de insinuaciones o propuestas sexuales que van desde mensajes o llamadas ofensivas, envío de contenidos sexuales o de burlas por su apariencia o clase social hasta el contacto mediante identidades falsas.

Veintiuno de cada 100 usuarios de internet o celular (75 por ciento respecto a la población total) en Nayarit, con edad de 12 años o más, fueron víctimas de ciberacoso, según el Módulo sobre Ciberacoso (MOCIBA) 2020, que con método de encuesta levantó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en octubre y noviembre de ese año.

Los acosadores las prefieren mujeres (23%) que hombres (19%). Y del total, se inclinan más por las personas jóvenes (52% en el grupo de edad 12-29 años) que maduras (21% en el de 50 y más años).

Los tres estados con mayor prevalencia de ciberacoso fueron Colima (27%), Tabasco (26.9%) y Tlaxcala (26.4%). Los que tuvieron menores casos fueron Ciudad de México (16%), Tamaulipas (18%) y Coahuila (18%).

En Nayarit 82 de cada cien acosos por computadora o dispositivo móvil ocurrieron en las localidades urbanas; el resto se registró en las rurales.

Tanto hombres como mujeres usaron Internet en promedio diario cuatro horas cuarenta y dos minutos. En otras palabras, una tercera parte de su vida consciente (descontando ocho horas de sueño), los nayaritas están frente a su dipositivo móvil o computadora conectados a Intenet. El grupo de edad de 12-29 años lo hace 6 de 16 horas todos los días.

En esa tercera parte de su vida ocurre el ciberacoso, que también contempla provocaciones para reaccionar de forma negativa, suplantación de identidad, rastreo de cuentas o sitios web y población de información personal.

Del total de identificados por sus víctimas, 19 por ciento se trató de conocidos y 47 de desconocidos.

En cuanto al sexo de las personas identificadas que efectuaron el ciberacoso: 59 por ciento son hombres; mujeres, representan 13 por ciento.

La escolaridad es inversamente proporcional al ciberacoso entre nayaritas: 43 por ciento sólo cursó educación básica; 28 por ciento cuenta con educación media superior; 28 por ciento, con educación superior.

Vivieron cinco o más situaciones de acoso en sus pantallas digitales 13 por ciento; una o dos, 67 por ciento.

¿Cómo enfrentaron esta situación las personas afectadas? Bloquearon a la persona, cuenta o página, cambiaron o cancelaron el número telefónico, cuenta o contraseña, eliminaron la publicación, el mensaje o el video, hablaron con la persona, denunciaron ante el ministerio público, la policía o el proveedor de servicio, informaron a padres o amigos, ignoraron o no contestaron.

¿A alguien el ciberacoso le afectó emocionalmente más allá de la natural molestia, enojo o humillación? ¿A cuántos y a cuántas? No lo sabemos y no corresponde al INEGI dar esas respuestas. Pero estos datos deben ser más útiles para que los gobiernos y las empresas dueñas del ciberespacio trabajen en medidas que protejan a los internautas del acoso.

Relacionadas

Más Leído

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram

VISITA NUESTRA EDICIÓN IMPRESA

Suscríbete al newsletter

Periódico Matutino Grafico. Todos los derechos reservados. 2021 ©