China se posiciona como líder en inteligencia artificial

China planea ser el país líder en inteligencia artificial para 2030 y ya ha realizado grandes avances en investigación y desarrollo sobre la tecnología

La tecnología de inteligencia artificial (IA) ha resultado en una mejora para gran variedad de industrias debido a lo diversificado de las aplicaciones. Las Big Tech echan mano de esta tecnología para sus dispositivos y las universidades más prestigiosas publican estudios de nuevas aplicaciones, sin embargo China es el país que se está posicionando como líder en IA.

China en 2017 anunció su plan para sobrepasar a los rivales tecnológicos y ser el líder mundial para 2030, una industria con ganancias de 150 mil millones dólares. El plan buscó la inversión multimillonaria a la investigación y desarrollo académico y empresarial hacia la IA.

Por ejemplo, la consultora PwC advirtió sobre los incentivos financieros para las startups especializadas en IA: en la ciudad de Shenyang existe un fondo de 20 mil millones de yuanes tan sólo para las empresas sobre robótica.

Una investigación realizada en 2019 por el Instituto Allen de Inteligencia Artificial (Ai2) pronosticaba, el porcentaje de nuevos estudios sobre IA descendería al 50% en 2019 por parte de Estados Unidos en beneficio de China, 10% en 2020 y el 1% en 2025. Este incremento se debe también al recorte de presupuesto en ciencias por parte de la administración de Donald Trump, presidente de Estados Unidos.

De este avance por parte de China hacia su meta, Estados Unidos muestra preocupación. Sobre el estudio de Ai2, Kai-Fu Lee, inversor chino de IA, considera que aún Estados Unidos tiene a los científicos e investigadores más influyentes en el mundo. Sin embargo, otros consideran lo contrario, Eric Schmidt, antiguo CEO de Google, declaró en un webcast de Bipartisan Policy Center que no sería favorable permitir a China su liderazgo.

“China está en camino de sobrepasarnos en muchas, muchas formas, y ellos claramente van a un camino donde nosotros nunca iríamos”, mencionó Schmidt, “necesitamos tomarlos en serio… acabaran con una más grande economía, más inversiones en I&D, mejores investigaciones de calidad, mayores aplicaciones de tecnología y una más fuerte infraestructura computacional”, indicó.

No sólo Schmidt, diversas organizaciones consideran que el liderazgo de China podría implicar violaciones de derechos humanos realizados a través de tecnología avanzada. Aún existen denuncias hacia el gobierno de Xi Jinping por el uso de tecnología de reconocimiento facial para identificar a minorías buscadas y llevadas a centros de concentración.

El gobierno chino no sólo busca la implementación de IA en la economía, el desarrollo de mejores dispositivos o la salud, sino también en tecnología militar como misiles de caza, mejorar las cámaras con reconocimiento facial y hasta censurar Internet.

Aún quedan diez años para China llegar a la fecha dicha, pero de no haber cambios en la inversión en investigación y desarrollo de inteligencia artificial, el país asiático será indiscutiblemente el líder en IA, con todo lo que ello implique para su población y la economía global.