Bo-Taoshi, el deporte japonés bellamente peligroso de 300 participantes

Para lograr describir este deporte se tendría que hacer una combinación de el rugby, ademas de los juegos de captura la bandera y el rey de la colina

Japón es conocido por ser un país con muchos contrastes, por un lado la tradición es parte del día a día de la población, mientras que por otro la excentricidad es punto de partida para poder describir al país del sol naciente como un lugar fuera de lo normal. Bo-Taoshi es un claro ejemplo de esto y es que su traducción “derribo del poste” ya otorga una idea inicial de cual es el objetivo de este, aún así es necesario observar un encuentro con el fin de percatarse cuan masivo y espectacular es.

Con un origen aún envuelto en duda y misterio, presuntamente la historia y la tradición del bo-taoshi inicia en 1945 por la milicia japonesa, como una forma de prepararlos para la batalla. Actualmente los cadetes de la Academia de Defensa Nacional de Japón son quienes tienen combates de bo-taoshi siendo parte de la ceremonia anual de inducción de la institución. Los niños y adolescentes también practican el deporte en ocasiones especiales, como días deportivos y vacaciones culturales.

Debido a la naturaleza del deporte, el calzado ha sido prohibido dada la frecuencia de patadas en la cara, pues la defensa y el ataque hacia el poste en ocasiones puede parecerse a un espectáculo de lucha o una batalla campal. Hay muchas anécdotas sobre la gravedad de los encuentros, pero no existe un conteo oficial que respalde este hecho, sin embargo los golpes siempre se harán presente en esta práctica.

El alboroto que caracteriza al deporte es ocasionado por la cantidad de integrantes de cada equipo: Cada uno de los cuatro batallones de la Academia esta conformado por 150 estudiantes cada uno, colocando entonces por encuentro 300 jugadores en el campo luchando por el honor de su batallón frente a una multitud de compañeros y familiares.

Cada uno de los equipos de batallón se divide en un grupo de defensivo con 75 personas y un grupo ofensivo igualmente con 75 personas. Para distinguir a los dos, la defensa usa siempre atuendos blancos, mientras que la ofensiva usa los colores de batallón (verde, azul, rojo y naranja). Detrás de este encuentro a primera vista “desorganizado” se encuentran toda una estrategia para lograr inclinar un poste de 3 a 5 metros de longitud, a unos 45 grados o menos declarando así la victoria.

Dentro del grupo defensivo, existen cinco posiciones importantes:

  • Soporte de poste: Estas personas sostienen el poste en posición vertical.
  • Barrera: Encargadas de formar una barrera alrededor del poste.
  • Interferencia: Interrumpir cualquier jugador que intente ingresar a la barrera.
  • Deshabilitador de Scrum: Hace todo lo posible para obstaculizar la formación y evitar este movimiento.
  • Ninja (también conocido como Ezio): Esta es la persona parada en el poste y probablemente uno de los roles más importantes en la defensa. Si el poste se desplaza hacia un lado, es su responsabilidad contrarrestar el desplazamiento dirigiendo su peso hacia el lado opuesto.

Para la ofensiva, existen tres roles importantes:

  • Atacantes al poste: Atacar y tomar el poste defendido por el Ninja, usando su peso y gravedad en el extremo superior del poste.
  • Scrum (Trampolín): Scrum es la formación de la ofensiva que permite a la ofensiva usar de “trampolín” a algunos jugadores y saltar sobre la barrera y alcanzar el poste.
  • Apoyo para atacantes: Acosar, distraer, y apoyar a los que atacan al poste.

Antes del evento, se hacen rituales que implican saltos coreografiados y cánticos bulliciosos. Cuando esto termina, el equipo defensivo se coloca alrededor (y sobre) el poste, antes de levantar las manos para indicar que están listos para el ataque. Al sonido de los disparos, el equipo ofensivo contrario comienza su asalto, literalmente lanzándose hacia el otro equipo.

Bo-taoshi se lleva a cabo todos los años a mediados de noviembre en la Academia de Defensa Nacional de Japón, aunque el sitio web de la academia suele anunciar con anticipación en que fecha se llevará acabo este interesante espectáculo. Aunque brutal en su forma, los miembros de las fuerzas armadas japonesas han elogiado el juego por su enfoque en el trabajo en equipo.