Aumentan tensiones por el término del tratado nuclear de Teherán

Ante la inminente revocación de las restricciones en materia energética y armamentista en Irán, la ONU indicó que tomará represalias contra Rusia y China

Brian H. Hook, representante de política exterior de Estados Unidos con Irán y consejero del secretario de Estado Mike Pompeo, informó que el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) tomará represalias contra Rusia y China, luego de que estas naciones rechazaron la petición del gobierno de Donald Trump para extender las prohibiciones de energía nuclear y armamento en Irán establecidas en 2015 bajo los lineamientos del Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC), también conocido como Tratado Nuclear de Teherán, en tanto este embargo caduca al iniciar el último trimestre de 2020.

De acuerdo con Hook, Rusia y China serán aisladas de las Naciones Unidas en caso de continuar con lo que el gobierno estadounidense ha catalogado como “camino a la distopía”, respecto a las libertades en materia energética y armamentista en Irán. Asimismo, indicó que extender la restricción es parte de los intereses generales del Consejo de Seguridad de la ONU.

Según el Consejo de Seguridad, las medidas de control sobre el mercado armamentista de Irán, sobre todo en las regiones fronterizas, ha permitido establecer límites claros en torno al comportamiento de este país. La restricción de armamento en Irán comenzó de manera paralela con lo estipulado en el PIAC durante octubre de 2015; a lo largo de su aplicación ha experimentado solicitudes de revocación e irregularidades, así como apelaciones por parte de Rusia, China, y otras naciones que han manifestado una clara oposición hacia las medidas de control de la ONU.

Por otro lado, el presidente de Irán, Hassan Rouhani, declaró que no habrá diálogo con Estados Unidos a menos de que el presidente Donald Trump revoque ciertas restricciones mercantiles y sanciones impuestas desde la salida de Estados Unidos del Tratado Nuclear de Teherán durante 2018, en tanto las repercusiones internacionales del PIAC han provocado una crisis prolongada en la economía iraní.

El conflicto energético y geopolítico entre Irán y Estados Unidos se incrementó de manera acelerada a partir de estos acontecimientos principales: reinicio del programa nuclear de Irán luego de la revolución de 1979, crecimiento del Centro de Investigación Nuclear de Teherán (CINT), las amenazas nucleares de Alireza Jafarzdeh durante el conflicto armamentista de Estados Unidos en Medio Oriente en la primera década de 2000, salida de Estados Unidos del los acuerdos nucleares del PIAC durante 2018, obstrucciones de investigación hacia el Organismo Internacional de Energía Atómica (IAEA, por sus siglas en inglés), donde el gobierno iraní rechazó su cooperación con Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Alemania; y el reciente caso omiso sobre las limitaciones de extracción y enriquecimiento con uranio respecto a los acuerdos del Tratado Nuclear de Teherán, lo que generó disputas sobre sus operaciones nucleares en las necesidades técnicas.