Ascenso del Bloque Quebequense a horas de comicios en Canadá

Las sorpresas parecen perfilarse como toque distintivo, con el inesperado rebase liberal de los conservadores, y la creciente sombra del Bloque Quebequense (BQ)

A un día de las elecciones generales en Canadá las sorpresas parecen perfilarse como toque distintivo, con el inesperado rebase liberal de los conservadores, y la creciente sombra del Bloque Quebequense (BQ).

Este domingo el ejercicio estadístico de la Canadian Broadcasting Corporation (CBC) mostraba a los liberales del primer ministro Justin Trudea con 31.9 por ciento de preferencia electoral, luego de que habían estado por debajo de sus rivales conservadores buena parte de las seis semanas de campaña.

A su vez los conservadores encabezados por Andrew Scheer estaban en 31.8 por ciento, solo una décima menos, mientras el Partido Nuevos Demócratas (PND) se colocaba en 18 puntos, los Verdes en 8 unidades y siguiendo su tendencia al alza, el BQ con 7.1 enteros.

De acuerdo al mismo ejercicio existen 50 por ciento de probabilidades de que los liberales ganen 138 de los 338 asientos de la Cámara de los Comunes del Parlamento canadiense, pero no la mayoría de 170 escaños.

Los conservadores se colocarían con 123 asientos y 36 por ciento de probabilidades de que alcanzaran el mayor número de posiciones en juegos pero tampoco la mayoría.

En tercer lugar se colocaría el BQ con 40 escaños, seguido del PND con 34 y dos de los Verdes, mientras el Partido del Pueblo de Canadá sumaría uno, y un independiente.

Por lo pronto destaca el fuerte cierre del BQ, que ha hecho advertir al conservador Scheer que si esa formación gana un alto número de votos y parlamentarios, podría empujar por un nuevo referéndum autonomista de la francófona Quebec.

La noche del sábado, Yves-Francois Blanchet, líder del BQ, señaló que el separatismo no es opción “por ahora”, pero hay que esperar el tiempo por venir, y en el futuro la “nación quebequense” podría considerar de nuevo la cuestión de su soberanía.

“A nuestros amigos escoceses y catalanes les podemos decir que en la lucha por la autodeterminación, Quebec está de regreso este lunes”, dijo en un discurso de campaña.

Ese mensaje fue el que hizo a Scheer señalar que solo un gobierno conservador podría detener el avance del BQ, y acusó al primer ministro Justin Trudeau, de haber cultivado ese elemento de divisionismo en Canadá.

Por su parte Trudeau, que busca su segundo mandato, exhortó a los quebequenses a votar liberal “para evitar que revivan los debates del pasado”.

El BQ no quiere ocuparse de los temas del momento como cambio climático o sustentabillidad financiera, sino debatir de nuevo el sitio de Quebec, la provincia francófona, en Canadá.

Con unos 37.4 millones de habitantes, Canadá tiene alrededor de 27 millones de votantes.