Geraldine y Miguel Ángel: Vidas Paralelas

Cuando ya era grande la gloria e influencia que tenía en la ciudad por su virtud, el Senado se puso a favor de los ricos y provocó una revuelta contra el pueblo, que se consideraba víctima de muchos malos tratos por parte de los usureros. Plutarco: “Vidas Paralelas”

La política está hecha de acontecimientos, y los acontecimientos están hechos de acciones, cada acción es ejecutada por personas políticas, con un sinfín de intereses, estrategias, deseos y pasiones, algunas de ellas los llevan a la ruina, algunas más los visten de flores y el éxito los acompaña. Los políticos profesionales [incluidas también las políticas por supuesto] estarán siempre bajo la lupa ciudadana en las democracias, y serán sentenciados por sus decisiones públicas y las consecuencias positivas o negativas de dichas decisiones.

En Nayarit también existe una opinión pública y una incipiente, algunas veces activa, ciudadanía que sabe observar el comportamiento de sus gobernantes y no duda en lanzar sus opiniones, ofrecer sus comentarios y exclamar sus reclamos, para evaluar sus gestiones, y cuestionar sus imprudencias.

En ese acontecer de situaciones los personajes públicos que asumen el gobierno estatal y municipal en nuestro estado, Geraldine y Miguel ángel, llevan vidas paralelas, encabezan una responsabilidad pública común, aunque en distintas dimensiones, pero son responsables ambos de conducir los destinos de la ciudadanía, y garantizar el bienestar colectivo en el ámbito municipal y estatal. Pero como toda vida paralela, hay distinciones muy marcadas que definen la calidad de sus gobiernos, y en un comparativo, ya se pueden identificar varias de sus diferencias, que nos permiten ver un claro oscuros de matices, de tintes diferentes, como una relación opuesta de positivo y negativo, aunque emanen de una misma fórmula política. 

Son como la luz y la sombra en cuanto a las formas para gobernar a Nayarit. En ese comparativo la vida paralela municipal sale exhibida y contrastada como el negativo de una fotografía llena de luz que encabeza la vida paralela estatal. Entre Geraldine y Navarro se plasma una línea bien marcada y nítida que los representa, es como ver frente a frente a la oscuridad y el día, a la inexperiencia y a la sabiduría política, a la banalidad superflua y a la rectitud cargada de conocimiento, es como ver dos vidas paralelas que chocan, una, corrigiendo y rectificando, a la otra, a través de múltiples y diversos momentos políticos cargados de sensibilidad social y de lecciones de buen gobierno ya sea para rectificar una equivocada decisión de aumento al impuesto del agua, o para evidenciar que el bastón de mando no debe ser cedido a ningún jefe de gabinete, incluso para poner el ejemplo y erradicar el nepotismo y el conflicto de intereses al interior de su administración.

Las vidas paralelas entre Geraldine y Miguel ángel, también nos permiten visualizar la importancia que tiene la preparación política al momento de asumir una responsabilidad gubernamental, la capacidad de negociación para resolver los conflictos sociales, o la obligación de saber construir un espacio de diálogo donde las voces divergentes se sientan escuchadas. La realidad política en Nayarit ha dictado sentencia, Entre la juventud y la experiencia política gana la experiencia, entre la banalidad estética y la capacidad de gestión, gana la capacidad de gestión, entre la visión empresarial de gobierno y la visión comunitaria de gobierno.

Todo indica que Miguel ángel [gobernador electo para el periodo 2021-2027] cada semana seguirá dando lecciones de política a su alter ego y vida paralela a nivel municipal [presidenta municipal de Tepic electa para el periodo 2021-2024], quien parece estar atrapada entre su propia imagen, su incapacidad para gestionar el bienestar colectivo, y su inexperiencia para dialogar con quienes no comparten su visión de ciudad. En ese juego de espejos y equivalencias, el destino de Nayarit, en cuanto a su conducción política, estará en riesgo, quedando en manos de la atractiva inexperiencia y de la visión de estadista.

Al tiempo…

MÁS OPINIÓN