RECIBE TODOS LOS DÍAS POR WHATSAPP LA VERSIÓN IMPRESA DIGITAL

Decálogo para una revocación

Hay, por tanto, en segundo lugar, otra manera en que los gobiernos pueden disolverse, y ella es cuando el poder legislativo, o el príncipe, actúan contrariamente a la misión que se les ha confiado. John Locke. “Segundo tratado sobre el gobierno civil”

  1. La revocación de mandato es un mecanismo de control y participación ciudadana creado con el fin de ponerle límites al poder visceral del gobernante en turno, cuando actúa de modo alevoso y hace uso de su potestad, otorgada por el pueblo soberano, para usar el poder del estado en su beneficio personal, de su familia o de su grupo, en detrimento del pueblo que gobierna.
  2. La revocación de mandato es un mecanismo de rendición de cuentas ciudadana, con la intención de ponerle límites al poder arbitrario del gobernante, que está obligado a dar resultados favorables a la ciudadanía y buenos resultados durante su gestión. La revocación surge en el contexto de la crisis de las democracias representativas, y con la llegada de la tercera ola de procesos democráticos en la década de los noventa, para hacer valer nuevos derechos que queden cristalizados en la constitución.
  3. La revocación de mandato es un derecho ciudadano, creado para que el ciudadano haga uso de su poder ante el gobernante en turno, no es bajo ningún precepto, una prerrogativa del mandatario, para que la utilice con el fin de hacer proselitismo político, propaganda o exaltación de su imagen durante su gestión.
  4. La revocación de mandato ya quedó incorporada como figura jurídica en el articulo 35 de nuestra constitución política, estableciendo claramente los mecanismos para hacer uso de ella, y otorgándole a la autoridad electoral pleno poder como la única instancia autorizada para conducir y ejecutar el proceso, por lo que, la participación de cualquier otra figura política, ya sean partidos políticos, áreas de gobierno, etc. queda anulada por mandato constitucional.
  5. La revocación de mandato, según el artículo 35 de la constitución, establece como proceso inicial la recolección de firmas por parte de la ciudadanía, quedando estrictamente prohibido que servidores públicos, o partidos políticos, apoyen, o financien su recolección, ya que es un ejercicio de una demanda ciudadana
  6. La revocación de mandato según el artículo 35 de la constitución, establece que existirá una veda electoral, por lo que ninguna área de gobierno podrá hacer proselitismo político por lo que debe “suspenderse la difusión en los medios de comunicación de toda propaganda gubernamental de cualquier orden de gobierno.” Esto es, no se podrá hacer promoción alguna del presidente o de sus acciones.
  7. La revocación de mandato no es una ratificación de mandato, no es una petición ciudadana para que un gobernante siga en su cargo, está creada para quitar al gobernante y deponerlo por mal uso de funciones, y fue hecha para eso, no fue creada para darle un voto de aprobación, sino para manifestar un voto de desaprobación, ese es su espíritu, y así está contemplado en la ley.
  8. La revocación de mandato no es un ensayo que el gobernante realiza para revisar si el instrumento funciona, no es una prueba piloto para saber si sirve, no es un simulacro para cumplir con un compromiso de campaña que abone a la popularidad y aceptación del gobernante
  9. La revocación de mandato es un derecho que se utiliza en una situación límite, en un momento de excepción donde está en riesgo la estabilidad del país, ante los errores y equivocaciones del gobernante en turno para hacer bien su trabajo y cumplir con sus atribuciones como jefe de estado y de gobierno
  10. La revocación de mandato para hacerla vinculante y aplicable, requiere de la participación del 40% de la lista nominal del padrón electoral, es decir poco más de 37 millones de personas participando en las urnas. Siendo así, la revocación de mandato no es un instrumento de legitimidad del gobernante ante sus adversarios, sino un instrumento de contrapeso y rendición de cuentas que el ciudadano aplica a sus gobernantes.

A partir de lo anterior la y lo invito a tomar sus conclusiones, y establecer su propio juicio para determinar si lo que hoy sucede en México es una exigencia ciudadana ante los abusos de poder del gobernante y de sus errores cometidos en el ejercicio de su gestión, para lo cual hace uso de su derecho constitucional para revocar al gobernante en turno, ¡o es una estrategia de propaganda del gobernante en turno para mantener su porcentaje de aprobación y carisma con su amado pueblo…!

¿usted qué piensa?

NOTICIAS RELACIONADAS