RECIBE TODOS LOS DÍAS POR WHATSAPP LA VERSIÓN IMPRESA DIGITAL

De la guapura a la locura: Relatos de un exdrogadicto

"Al principio que consumí anfetaminas me sentía artista, un iluminado de Dios... después tuve grave problemas mentales, delirios, em sentía perseguido... dos veces intenté acabar con mi vida", narra quien hoy se dedica a ayudar a los jóvenes a desintoxicarse.

“Durante 22 años consumí anfetaminas, al principio me sentía un súper hombre, tenía facilidad de palabra, trabajaba como loco, era audaz, era simpático, me sentía guapo, me sentía artista, me sentía un iluminado de Dios, las primeras veces que consumí la droga me hacía sentir muy muy bien, pero después de dos años de consumir la sustancia tuve graves problemas mentales porque viví el tormento de los delirios, me sentía perseguido, tenía delirios auditivos, había voces que me decían palabras que me atormentaban”, reveló en entrevista el señor Guillermo Larios Montaño.

Explicó, que la primera vez que probó sustancia fue en su natal Acaponeta: “pero después me fui a Estados Unidos y allá se incrementó mi consumo porque en los Estados Unidos compraba más droga, allá había más dinero y mi consumo día con día fue en aumento, hasta que estuve a punto de volverme loco, te digo que escuchaba voces y tenía delirios de persecución”.

En este mismo contexto, el señor Guillermo Larios reveló que en dos ocasiones intentó acabar con su vida escapando por la puerta falsa: “estuve en Estados Unidos, viví en Tijuana y viví en Puerto Vallarta Jalisco, fue en Puerto Vallarta donde en una ocasión me arroje al mar, pero ni el mar me quiso porque desperté a la orilla del mar junto a unas piedras, en otra ocasión me colgué con una soga de una rama de un árbol pero la rama se trozó y caí con todo en el suelo, por algo Dios no quiso que muriera”.

Después de los dos atentados en contra de su vida, el  entrevistado reveló que llegó a una clínica de rehabilitación y hasta el día de hoy tiene más de 9 años sin consumir drogas: “una vez que deje de consumir la sustancia viví lo que es el verdadero infierno porque el síndrome de abstinencia es cruel, despiadado, casi me volvía loco, porque en el proceso de recuperación por una dosis de droga eras capaz de dar todo de ti, todo, no tienes dignidad, no tienes consciencia, pero gracias a Dios hoy tengo más de 9 años limpio, sin un gramo de sustancia en mi cuerpo”.

Por lo expuesto, Guillermo Larios aseveró que los grupos de autoayuda y centros de rehabilitación sí funcionan: “y hoy estamos preparando aquí por la calle Querétaro casi esquina con Zaragoza una clínica de rehabilitación donde vamos a ayudar a desintoxicar a los jóvenes,  a los hombres y mujeres que quieran salir del infierno de las drogas, no es tarea fácil, pero si el adicto quiere dejar de sufrir a consecuencia de las drogas puede venir aquí en este lugar les brindaremos la ayuda necesaria,  contaremos con personal médico profesional en las adicciones, con psicólogos, con terapeutas y con instalaciones dignas para los hombres y mujeres que quieran dejar las drogas”.

Sobre los costos del internamiento, el entrevistado explicó que todo depende del proceso de cada uno de los pacientes: “dependiente del tiempo que se les programe estar dentro de la clínica, pero hoy en día hay miles de adictos que se han salvado y están viviendo una vida digna al lado de sus familiares,  ahora miles de adictos gracias a Dios y al programa son hombres y mujeres que son padres y madres de familia responsables, son seres humanos libres de drogas, libres de sustancia y si ustedes quieren, hay una solución, solo es cuestión de buscar ayuda y aquí estamos para servirles”, expresó Larios Montaño.

Finalmente, Guillermo Larios reveló que en la actualidad en el estado de Nayarit jóvenes de entre 14 años  y 16 años de edad que han caído en el abismo de las drogas: “y si no hacemos algo para salvarlos dentro de poco tiempo estaremos viviendo y sobreviviendo entre zombis, entre seres humanos que caminaran sin rumbo fijo por las calles de la ciudad”, sentenció.

Tags