RECIBE TODOS LOS DÍAS POR WHATSAPP LA VERSIÓN IMPRESA DIGITAL

DEER PARK; ZANCADA AL PASADO

Primera parte

Con bombo y platillo celebró el presidente Andrés Manuel López Obrador, la aprobación de la venta a Petróleos Mexicanos (Pemex), de la refinería de Deer Park, ubicada en Texas, anuncio que hizo el pasado miércoles 22 de diciembre durante su conferencia mañanera. Tras señalarlo como un “logro histórico”, aprovechó para agradecer por la transacción a su homólogo estadounidense, Joe Biden, así como a su equipo y a la compañía Shell por autorizar la adquisición de la estructura en Houston, que mantendrá, destacó, los términos pactados”. 

Pero como muchas acciones del presidente López Obrador, esta también ha tenido su cuota de críticas, a las cuales se sumó este lunes el ex candidato presidencial Diego Fernández de Cevallos a través de su cuenta de Twitter.

En su tuit, el también abogado catalogó como “embuste” el logro que se adjudico el presidente, pues lo anunció como una compra total, cuando sólo se trata del restante 50%, ya que la primera mitad fue adquirida por “un maldito gobierno neoliberal”, señaló.

“Es un embuste de Tartufo decir que está comprando una refinería en Estados Unidos, cuando sólo está adquiriendo el 50% de las acciones de esa empresa. La otra mitad la compró, hace años, un ‘maldito gobierno neoliberal’”, escribió el “Jefe Diego”.

Ya antes, en la Cámara de Diputados, la decisión del Ejecutivo Federal de comprar la refinería Deer Park, ubicada en Houston, Texas, recibió críticas de integrantes de la oposición, concretamente de las fracciones parlamentarias del Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido Revolucionario Institucional(PRI), por la adquisición de una central en declive que fue calificada como “sin sentido”.

Integrantes de esas fracciones indicaron que seguir invirtiendo en el proyecto de Dos Bocas, cuya rentabilidad está en duda, de acuerdo a especialistas y expertos, también es erróneo.

“La apuesta del @GobiernoMX es el pasado. La atención e inversión es en energías sucias y en una refinería que viene a la baja desde hace más de cinco años. Es urgente detener la construcción de Dos Bocas y destinar esos recursos al sector salud y educativo. #CambiemosElRumbo”, pidieron los diputados federales del albiazul, en su cuenta en Twitter, @diputadospan.

Replicaron notas informativas en las que se da cuenta de la compra del 50 por ciento de las acciones que operaba la empresa Shell en el complejo ubicado en Texas, por un monto inicial de 596 millones de dólares.

“La compra de la Refinería #DeerPark por @Pemex no tiene sentido económico. Por un lado construyen #DosBocas cuya rentabilidad será negativa, según expertos, y por otro compran otra que ha reportado pérdidas los últimos 2 años. ¿Cuál es la lógica de esto? ¿Destruir el país?”, cuestionó la diputada federal del PRI, Soraya Pérez.

La integrante de las comisiones de Economía y Energía en San Lázaro, utilizó su cuenta en Twitter, @PerezSoraya, para manifestar su punto de vista.

También utilizó referencias a información periodística, en la que destacó la pérdida de rentabilidad de la refinería Deer Park, en 2019 y 2020.

Hay que señalar que en  mayo pasado, Pemex acordó pagar aproximadamente 596 millones de dólares por la planta que produce más de 300 mil barriles por día, esto luego de que Shell decidiera deshacerse de algunos de sus complejos de refinación para enfocarse en nuevos negocios compatibles con la transición energética.

Octavio Romero Oropeza, director de Pemex,  comentó  que esta autorización permitirá que los combustibles producidos sean propiedad de Pemex y “del pueblo de México”. “Van a satisfacer el programa de autosuficiencia energética que ha venido encabezando el presidente de la República”, aseguró.

El primer punto de los acuerdos señala que el valor de la transacción por los activos de la refinería será de 596 millones de dólares, lo que equivale al 50% de la deuda del complejo (es decir, la participación de Shell en la sociedad). Aunado a ello México liquidará la deuda existente que corresponde al 50% de la participación de Pemex (596 millones de dólares).

Dichos movimientos, en palabras de Oropeza, significará que la petrolera y sus activos se agregarán al país “libres de deudas”.

Cabe resaltar que esta compra se dio luego de diferentes intentos por frenarla, realizados tanto por un congresista estadounidenses en julio pasado, el cual dijo que Pemex “no tiene el talento ejecutivo, gerencial o técnico para operar la refinería de Deer Park de manera segura”, como por el Comité de Inversión Extranjera en Estados Unidos, (CFIUS, por sus siglas en inglés), instancia que realizó una revisión de seguridad para dar el visto bueno a las instalaciones.

En tanto, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, adelantó este lunes que la refinería Deer Park, que Pemex compró a Shell, será liquidada por completo en enero, ya que el plan era pagarla este diciembre pero por distintos motivos se retrasó la aprobación de la operación por parte de Estados Unidos.

“Hay buena relación (con EU), pero a destiempo, no fue en los términos originales, sino que se tuvo que ampliar el plazo, pidieron más información porque todavía no sabemos qué alegaban, pero con mucha transparencia entregamos todo, de dónde iba a salir el dinero, el origen del dinero, por qué decidimos comprar la refinería, en fin, toda la historia, y por eso no nos alcanzó el tiempo que queríamos pagarla este año, pero ya se autorizó pagarla en enero y tenemos el recurso para hacerlo”, indicó este lunes durante su conferencia matutina.

De acuerdo con Bloomberg, la compra de la refinería de Deer Park a Shell puede costarle más del doble de lo previsto a Petróleos Mexicanos (Pemex), pues terminaría pagando 1,600 millones de dólares mientras que la cifra del acuerdo que anunció la empresa productiva del Estado en mayo pasado fue de 596 millones.

La empresa que dirige Octavio Romero Oropeza solicitó alrededor de 1,600 millones de dólares para adquirir la refinería del área de Houston, incluida una capitalización del Fondo Nacional de Infraestructura de México y un crédito puente de los bancos comerciales, según documentos de Pemex a los que tuvo acceso el citado medio.

“La solicitud de fondos para comprar la refinería fue aprobada por el directorio de Pemex el 3 de noviembre, según un documento de la reunión del directorio, en el que se redactan los montos”, indicó la agencia.

Estos fondos se ocuparán para pagar más de 1,000 millones de dólares de la deuda de la refinería, una parte del acuerdo que no estaba claro cuando se anunció por primera vez.

“Pemex anunció en mayo que el precio de compra de la refinería sería de 596 millones de dólares. Sin embargo, ese monto solo incluía la participación de Shell en la deuda de la empresa conjunta con la rama comercial de Pemex, PMI, en la que ambos socios tenían una participación del 50%, y no la deuda total de la instalación”, apuntó Bloomberg.

Romero Oropeza dijo en mayo que la deuda de la refinería era de alrededor de 980 millones de dólares.

Además de pagar la deuda para completar la transacción, Pemex también deberá pagar a Shell por activos como inventarios.

Opinión.salcosga@hotmail.com

@salvadorcosio1