OLVIDA AMLO OTRA PROMESA DE CAMPAÑA

México vive una crisis de personas desaparecidas con alrededor de 95,000 no localizadas hasta la fecha, según ha reconocido la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB) de la Secretaría de Gobernación (Segob). Y aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador llegó al poder con la promesa de ayudar a las víctimas, múltiples colectivos de búsqueda denunciaron que persiste la impunidad y que el Gobierno hace “oídos sordos”, por lo que este lunes, en el Zócalo de la Ciudad de México, es decir, a las puertas del Palacio Nacional en donde reside el propio AMLO, recrearon las fosas clandestinas que tapizan una buena parte del territorio nacional en señal de protesta ante el desinterés del actual régimen por brindarles la atención merecida y prometida, así como por la impunidad y falta de investigaciones. 

Unos 15 colectivos de búsqueda llevaron montículos de tierra en los que colocaron imágenes de sus seres queridos mientras el presidente, López Obrador, ofrecía su rueda de prensa diaria en el Palacio Nacional.

“Si Andrés Manuel no va a las fosas, las fosas vienen a él”, exclamaron los manifestantes tras la instalación.

Las agrupaciones, que representan a más de 2,600 personas desaparecidas, denunciaron el hallazgo de más de 170 fosas clandestinas, pero “cero respuestas” de las autoridades.

Entre los manifestantes había cerca de 90 personas que procedían principalmente de Guanajuato, estado del centro del país que lidera los homicidios a nivel nacional.

Los principales colectivos eran “Hasta encontrarte”, “Una luz en el camino” y “Una promesa por cumplir”, que colocaron fichas de información de sus seres queridos y leyeron una lista con el nombre de cada uno de sus desparecidos.

Si López Obrador no va a las fosas, nosotras se las traemos. Estas son las fosas que muestran la ausencia del Estado, no son del pasado. No es cosa de colores (partidos) o Gobiernos, ¡busquemos justicia! No queremos enterrarlos. queremos abrazarlos”, expresaron representantes de “Hasta encontrarte” en un pronunciamiento.

Los desaparecidos son nuestros desaparecidos, pero también del presidente y no deben repartirse en administraciones ni gestionar la verdad desde su política de militarización”, cuestionaron los activistas de “Hasta encontrarte”.

La manifestación ocurre tras la visita en noviembre pasado del Comité Contra la Desaparición Forzada de la ONU, que presentará en marzo próximo sus recomendaciones.

En este sentido, hay que recordar que el citado Comité visitó  por primera vez México en noviembre pasado  para reunirse con autoridades, activistas y familiares de víctimas de desaparecidos, un tragedia que acumula más de 94,000 casos sin resolver.

La visita se realizó por primera vez, después de que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, pidió en agosto de 2020 reconocer la competencia de este Comité, que había solicitado ingresar al país desde 2013, con el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

México afronta una crisis con 94,352 personas desaparecidas y no localizadas, según reconoce la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB) de la Secretaría de Gobernación (Segob).

De acuerdo con la propia autoridad, muchas de ellas podrían estar en los Servicios Médicos Forenses que reportan más de 30,000 cuerpos sin identificar.

En tres sexenios, ocurrieron el 81% de las desapariciones de las registradas entre el 15 de marzo de 1964 al 2 de agosto de 2021.

La visita de los miembros de la ONU incluyó recorrido por 12 de los 32 estados de México para reunirse con autoridades e identificar medios para afrontar las desapariciones forzadas.

Lis integrantes del Comité también se entrevistaron con víctimas representantes de la sociedad civil, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), organizaciones internacionales, entre otros.

Asimismo, asistieron a exhumaciones realizadas por las autoridades y grupos de víctimas, además de que visitaron cárceles y centros de detención para examinar los sistemas de registro como medio para prevenir las desapariciones forzadas.

El Comité habría podido escuchar a las familias directamente sobre cuáles son los graves obstáculos que tienen para acceder a la justicia y a la verdad. Eso es, en sí mismo, significativo porque usualmente los órganos son muy alejados y ahora vienen a escuchar a las víctimas”, indicó María Luisa Aguilar, colaboradora del Centro Pro Derechos Humanos (Prodh).

Santiago Corcuera, quien fue integrante del Comité contra la Desaparición Forzada de la ONU (2013-2017) y su presidente en 2016, señaló que la visita del CED es muy importante no solo por la crisis de desapariciones que vive México, sino también porque era algo que el comité había pedido desde 2013.

“El gobierno de (Felipe) Calderón (2006-2012) y luego el de (Enrique) Peña Nieto (2012-2018) le dieron largas y largas al comité y nunca le confirmaron la visita y fue hasta esta administración que finalmente se confirma”, señaló el también académico del Departamento de Derecho de la Universidad Iberoamericana en una entrevista con la agencia EFE.

Corcuera manifestó que la experiencia de los expertos integrantes del comité podría dar lugar a observaciones, evaluaciones y recomendaciones que pueda hacer el comité a México respecto de la situación que tiene en relación con las desapariciones forzadas.

“Para tratar de que ya no haya más desapariciones en México, para solventar la cuestión de la impunidad, para resolver la cuestión de las investigaciones y de la búsqueda y del hallazgo de las personas desaparecidas, por eso es importantísimo”, puntualizó.

Ambos especialistas coincidieron en que la visita del CED a México muestra la apertura que ha tenido el gobierno, primero para reconocer la situación y, además, para que las familias víctimas encuentren soluciones.

“Es una forma de acercar esta evaluación internacional, para escuchar directamente a las víctimas, saber cuál es la situación y poderla cambiar. Además de reconocer que muchas veces ellos son quienes tienen las respuestas y con su experiencia pueden nutrir las recomendaciones del Comité”, dijo Aguilar.

Los colectivos cuestionaron que el presidente le haya “pedido pruebas” al Comité de que persisten las desapariciones en su Administración.

Llegamos nosotras con la dignidad entera como prueba fehaciente de que las desapariciones sí existen en Guanajuato y en el país, que no solo existen, sino que son sistemáticas y generalizadas”, indicaron.

Denunciaron también que “las últimas dos veces que estuvo en Irapuato fue omiso” a sus denuncias y peticiones. “Venimos a exigirle, señor presidente, una audiencia pública” recalcaron.

Entre algunas de las exigencias dadas a conocer por las colectivas a través de un comunicado son: una audiencia pública, el reconocimiento de su responsabilidad ante la crisis de desaparición, garantías en la seguridad de las familias y buscadoras, ya que desacuerdo con la solicitud, “están amenazadas y su vida corre peligro”.

Opinión.salcosga@hotmail.com

@salvadorcosio1 

MÁS OPINIÓN